Viñedo

Vino de la CEPA a la COPA

Diseña tu propio vino desde el viñedo

Con de WineTuning podrás elegir entre 115 hectáreas de diferentes variedades de uvas blancas: Chardonnay, Gewürztraminer y Sauvignon Blanc y tintas: Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo, Syrah, Garnacha, Moristel y Parraleta con una gran variedad de suelos, ubicaciones, conducciones y definir aspectos de la poda, las operaciones en verde y el riego para que puedas hacer a la carta prácticamente cualquier tipo de vino. Saber más

Para la producción de un buen vino es necesario partir de unas buenas uvas, todo lo que hagamos en el viñedo desde la plantación de la cepa hasta la recogida del fruto años más tarde influirá en el resultado y la calidad final del vino.

La primera decisión a tomar es dónde y cómo plantar el viñedo, en función del clima y el suelo que queremos para él; cantidad de agua, de sol y de nutrientes que las cepas van a obtener serán factores a tener muy en cuenta. También variará el resultado en función de la densidad de plantación (número de plantas por hectárea) y si nos decidimos por vaso, espaldera o cualquier otro tipo de conducción. Asimismo, las variedades de uva serán determinantes para definir el tipo de vino.

Una vez establecido el viñedo, hay que tomar una serie de decisiones año tras año que afectarán, junto con el clima de ese año, a la calidad final de esa cosecha. Factores como la poda, que en función del tipo y carga (número de brotes que dejemos en cada cepa) determinarán el grado de humedad, insolación sobre el racimo y rendimiento de la parcela, yendo, todo ello, íntimamente ligado a las características y calidad de la uva.

Cuando la planta haya comenzado su crecimiento vegetativo y hasta el momento de la vendimia deberemos controlar el vigor de la planta, la cantidad de hierba en el viñedo e incluso el número de hojas por cepas, este conjunto de acciones a realizar se llama “operaciones en verde” y afectarán a la sanidad de la uva y consecuentemente a su calidad.

Como último factor principal y muy ligado a la climatología concreta del año y a las características del viñedo está el riego, que modifica la disponibilidad hídrica de la raíz, permitiendo aumentarla en momentos que así se requiera. Por otro lado, existen técnicas que nos permiten variar dicha disponibilidad en sentido contrario, es decir un grado controlado de sequía, en casos concretos. Una de estas técnicas es la cubierta vegetal, que consiste en dejar hierba en zonas de la parcela para que compita con la viña por el agua.

¿Qué uvas prefieres para hacer tu vino? ¿Te apetece un vino afrutado y ligero o con una larga crianza en barrica? ¿En qué proporción quieres las variedades, o te gustaría un monovarietal de Garnacha porque te encanta esta uva? ¿Invitarías a tus amigos a beberse un vino hecho por ti y con tu propia marca?

O simplemente define el estilo de vino que quieres obtener y nuestro equipo técnico te guiará en todo el proceso para obtenerlo.

Participa en todo el proceso tanto como desees, puedes venir a vendimiar tus uvas, a podarlas, a seleccionarlas o a catar tu futuro vino en la barrica donde se está criando.